domingo, 29 de enero de 2017

Cómo evitar ser manipulado, por Renny Yagosesky


Los seres humanos somos seres lingüísticos, que nos servimos del lenguaje para representarnos mentalmente la realidad, entendernos, apoyarnos, evolucionar y comunicarnos con nuestros semejantes.

Sin embargo, también podemos tomar el recurso del lenguaje para Nos comunicamos para, o para controlar, vencer, manipular y dominar a los demás con la mente puesta en obtener beneficios egoístas.

Manipular es inducir a las personas a hacer algo que nos interesa que hagan y que normalmente no harían. El manipulador busca dominar y controlar a otros, sirviéndose de estrategias como: la culpabilización, la amenaza, la indiferencia, la seducción, la racionalización, la ilusión o el engaño.

Con la culpabilización se busca que las personas sientan malestar por lo que hicieron o dejaron de hacer. Este mecanismo es usual en muchos jefes y también en padres, que maltratan emocionalmente a sus hijos cuando desean lograr que éstos hagan algo pero carecen de argumentos para persuadirlos.

Entonces critican y emiten frases como: “no sirves para nada”, “nunca debiste haber nacido”, “no haces lo que deberías hacer”, “mira como nos haces sufrir”, etc. Dentro de la estrategia de la culpa, está la lástima, que es terriblemente efectiva. Muchos desempleados, solitarios, enfermos y hasta enamorados, se apoyan en sus “limitaciones” para obtener de los demás algo que sienten que por sí solos no pueden proveerse. En vez de aprender a pescar, piden a través de la generación de la lástima.

Con la amenaza se busca generar miedo, a fin de que hagan lo que esperamos de ellos, so pena de recibir algún castigo, nuestro, de otros o del mismísimo Dios.

Otra ruta de manipulación es la indiferencia. Hay  padres que dominan a sus hijos quitándoles atención y cariño o enfriando las relaciones. Muchas mujeres se valen de la seducción y la complacencia para manipular, y  usan su poder sexual como arma de gratificación a cambio de que otro haga “lo correcto”. A veces se estila complacer repetidamente para luego “cobrar la factura” cuando sea requerido.

Un método de manipulación usado por los hombres es la racionalización. Se basa en el despliegue de intelectualizaciones exageradas que pretenden justificar ciertas conductas y evadir ciertos deberes o cambios.

¿Y cómo enfrentamos a los manipuladores? Para evitar la manipulación es recomendable:

– Acepte que la manipulación es real, existe y la usan a diario millones de personas

– Manténgase atento(a) para detectar las acciones de manipulación.  

– Aprenda a decir no o a posponer respuestas. Decir: “lo pensaré y después te respondo”, es un modo de evitar comprometerse y de salirse de trampas.

– Razone,  analiza y cuestiona las premisas y exigencias del manipulador, que suele intentar que no pensemos para dominarnos.

– Muestre autonomía, es decir, depender menos de otros para restarle oportunidad  de manipularnos.

– Establezca acuerdos, preferiblemente escritos al iniciar relaciones importantes.

– Conviértase en su propio juez, réstele valor a las opiniones críticas de los manipuladores culpadores.

– No revele informaciones privadas para evitar intromisiones ajenas.

– Aléjese de las personas impositivas y agresivas que no saben negociar y que manipulan frecuentemente.

– Evite convertirse en manipulador; sea asertivo y honesto.
Puede que al principio sienta usted incomodidad por decirla alguien lo que no le agrada o lo que espera de ellas, pero pronto verá que es lo mejor que ha hecho, pues reducirá la mínimo a los depredadores de las relaciones, los manipuladores. Gracias por leerme.

Dr. Renny Yagosesky
Ph.D en Psicología, Conferencista Internacional, Escritor

www.mundorennyy.com
Twitter e Instagram: @doctorrenny

domingo, 8 de enero de 2017

La visión del Brand Manager, ¿Qué supone gestionar una marca hoy en día?





Las últimas décadas del Siglo XX supusieron una auténtica época de bonanza para muchas compañías y el marketing  era  efectivo  con relativa facilidad.

La  situación actual ha transformado el entorno en un verdadero campo de batalla donde no es tan sencillo hacer marketing.  La concentración de la distribución, mercados hiperfragmentados y la reducción de competidores a la par que aumentan el número de marcas han dado lugar al entorno de complejidad en el que nos encontramos.

El porcentaje de nuevos productos abocados al fracaso, es mucho mayor.

La era digital ha llevado consigo la saturación publicitaria y fragmentación de los medios haciendo más difícil ganar espacio en la mente del consumidor, que ahora prefiere experimentar y dada la reducción en el ciclo de vida de los productos muestra un alta disposición al cambio.

En definitiva lo que trato de trasladarte es que ahora los mercados son muchos  más  competitivos,  algo  que  seguramente  supondrá una obviedad para quienes hagan navegar sus estrategias de marketing en estas aguas.

¿Qué papel juega el Brand Manager?

El marketing modifica su enfoque en los últimos años, y centra su atención en crear relaciones entre la marca y el consumidor, poniendo en al cliente en el centro de la estrategia.

El correcto desarrollo de la marca implica por tanto, a todos los miembros de  la  compañía.  Los trabajadores  ya no somos embajadores de marca, somos la propia marca y debemos tenerlo presente en cada momento de interacción con nuestro consumidor.

La posición del Brand Manager cobra fuerza y aumentan sus funciones, siendo un puesto que debe moverse de manera transversal entre los diferentes departamentos de la empresa. Una labor que corre el riesgo de verse diluida  entre os diferentes departamentos que participan y que no debemos cometer el  error de quitarle importancia.

A  continuación comparto contigo un pequeño esquema o infográfico que resume algunas de las principales funciones que debe  desarrollar en la actualidad el Brand Manager, como principal responsable de la estrategia de marca de nuestra compañía.

En ocasiones las limitaciones de nuestro tamaño como empresa, tiempos o preparación, nos impiden invertir en profesionales que ocupen este puesto.

Ante esta necesidad,una agencia de marketing puede aportarnos,  -a través  de  servicios de outsourcing-, una solución que nos permita evitar el abandono de nuestra estrategia de marcca y a su vez, optimizar costos.



Joan Costa/www.estrategiaynegocio.com

jueves, 29 de diciembre de 2016

10 películas de Oscar con inmobiliarios

 
La nominada a mejor película del año “The big short”, es el último ejemplo de cómo los conflictos del mercado inmobiliario, suponen una fuente inagotable de guiones de cine.

Mostramos 10 buenas películas; no todas han ganado un Oscar o ni siquiera han sido nominadas, pero en su trama, los agentes inmobiliarios y la gestión de activos inmobiliarios han tenido una gran relevancia.


Los Oscars inmobiliarios:

 

1- The Big Short


La crisis inmobiliaria y financiera de 2007-08 se refleja y explica en este film.

 

Constituye una auténtica guía y añade un glosario de términos financieros, explicados por personajes conocidos, como sub-prime, hipotecas basura, swap, Obligaciones de Deuda Colateralizada, Obligaciones garantizadas por hipotecas.

 

2- Glengarry Glen Ross


Esta adaptación del premio Pulitzer, realizada por David Mamet, muestra las consecuencias de una crisis económica anterior a la que tenemos más reciente.

Refleja un negocio altamente competitivo y el culto al éxito profesional, por encima de la ética.

La empresa inmobiliaria aparece dibujada como una jungla, habitada por unos comerciales amenazados de despido y decididos a conseguir clientes a toda costa.


 

3- American Beauty


Anette Bening y Peter Gallegher, interpretan a dos agentes inmobiliarios, la primera es la esposa del protagonista, que se lía con el segundo, el denominado en su zona como el “Rey Inmobiliario”.


 

4- 99 homes


El drama de los desahucios, representado por un padre de familia que trata de recuperar la vivienda, de moralidad discutible tras revertir su situación.

 

5- 5 Flights Up


Traducida como ¨Ático sin ascensor”, cuenta las peripecias de una pareja de la tercera edad que quiere vender su ático para comprar una vivienda más accesible.



Durante el proceso cuentan con la ayuda de una asesora inmobiliaria, que les indica cómo preparar la vivienda antes de la jornada de puertas abiertas y gestiona las ofertas de compradores.

 

6- Mr. Blandings Builds His Dream House


Comedia clásica protagonizada por Cary Grant, precursora de la más conocida e hilarante “Esta casa es una ruina”, con Tom Hanks.




 Los problemas de reformar una casa al gusto de sus nuevos compradores, tan caóticos como divertidos para los espectadores.

 

7- I love you, man


Otra comedia, en la que un exitoso agente inmobiliario busca un amigo para que sea su padrino de boda.

Un punto de vista cómico y dramático a la par sobre la dualidad personal y profesional de la forma de vida americana.

 

8- Pacific Heights


“De repente a un extraño” cuenta la relación de unos nuevos propietarios de una casa con su inquilino, el cual alquila la planta baja. Una auténtica pesadilla para los arrendadores.

 

9- Revolutionary Road


Sam Mendes retrata a una agente inmobiliaria, Kathy Bates, que gestiona la compraventa de la vivienda de la pareja protagonista, primero asesorando en la compra y luego en la venta, es dos fases muy diferentes de la relación afectiva entre Leonardo diCaprio y Kate Winslet.



10- The Descendants


La venta de una parcela en Hawaii es el hilo argumental de esta película protagonizada por George Clooney, en la que se tendrá que vérselas con su propia familia y con un grupo inversor inmobiliario, antes de tomar la decisión final.

lunes, 28 de noviembre de 2016

El reto de las empresas ante el desafío del mundo digital


Economipedia

La clave para sobrevivir en la era digital es renovarse y adaptarse al nuevo modelo de negocio. Gracias a Internet, a la tecnología móvil y al Internet de las cosas, la interconexión entre las personas, empresas y lugares está creciendo a ritmos imprevisibles.

Esta transformación digital ha hecho que aparezcan fenómenos como el big data, las redes sociales o el internet de las cosas. Estos factores están influyendo de manera positiva en la revolución digital. Según un estudio publicado por The Boston Consulting Group, las empresas que usan Big Data incrementan un 12% más sus ingresos con respecto de las empresas que no lo utilizan.

¿Qué sucede con el modelo de negocio empresarial?

La aceleración del cambio tecnológico afecta a todos los sectores, es por ello que las empresas deben reformular un nuevo entorno empresarial, es decir, un nuevo modelo de negocio. Este nueva estrategia a seguir se debe adaptar al nuevo cliente, que está cada vez más conectado a Internet y por lo tanto tiene un mayor acceso a la información. Hoy en día ya podemos comprobar como carpinteros, albañiles, peluqueros,entre otros, ofrecen sus servicios por Internet, como personas desempleadas crean un vídeo de su currículum y lo publican en los portales de empleo o como las empresas responden a las consultas o reclamaciones por redes sociales.

¿De qué manera influye esto a las empresas?

Si los usuarios reciben cada día más información, las empresas tendrán que luchar por ser la mejor empresa. Sin embargo, con eso no será suficiente y las empresas deberán también ofrecer una mayor atención al cliente que ayude a potenciar y favorecer la relación con el mismo. Así pues, este nuevo entorno exige una mayor participación e innovación continua por parte de la empresa para convertir sus servicios en experiencias únicas.

Esta era de la digitalización abre puertas para conocer mejor a los clientes, saber cómo vive la gente y qué necesita, permite innovar en nuevos productos y servicios, en nuevas formas de comunicación y bases de datos para gestionar toda la información tanto de los clientes como de las empresas competidoras.

Además, con estas mejores las empresas pueden expandir la presencia de su marca en la red, incrementar la relación con los clientes y así darse a conocer más rápidamente. Los usuarios están cada vez más conectados a Internet y por lo tanto, sería la vía más efectiva para llamar la atención de los mismos.

En definitivas, en esta nueva era, no sobrevivirán las empresas más grandes sino aquellas que se adapten a este nuevo escenario digital y que por lo tanto, podrán incrementar sus beneficios.

domingo, 13 de noviembre de 2016

El Poder de la Oratoria, por Renny Yagosesky


Uno de los dones más trascendentes que tenemos los seres humanos es nuestra capacidad para hablar. Hemos sido dotados del poder de la palabra y con ella influimos en otros para lograr objetivos de beneficio común o para alcanzar metas  personales. Sin embargo son pocos quienes logran comprender el alcance, los beneficios de desarrollar lo que podríamos denominar “El poder de la Oratoria”. No es por casualidad que tantos importantes líderes que ha conocido la humanidad tenían entre sus mejores atributos una oratoria destacada.

En términos básicos, se entiende por Oratoria, el conjunto de habilidades y actitudes que le permiten a una persona expresarse de manera elocuente y persuasiva, especialmente frente a grupos. Cualquier estudiante, vendedor, líder o docente, requiere potenciar estas capacidades si desea tener éxito. Y es que el dominio de la oratoria trae numerosos beneficios: nos permite vender mejor nuestras ideas, mejorar las relaciones y ganar el respeto y la cooperación de los demás.

Un buen orador debe saber manejar su voz y poder expresarse con claridad, sencillez, concisión, coherencia, fluidez, naturalidad, belleza e impacto. Hablar con claridad, significa tener las ideas claras antes de expresarlas. La sencillez se refiere al uso de un lenguaje comprensible para todos. La concisión tiene que ver con decir lo esencial, con pocas y precisas palabras. La coherencia se relaciona con mantener el hilo temático y no desviarse del tema principal.



En cuanto a la fluidez, quiere decir presentar las ideas de manera corrida, sin pausas largas o muletillas, que revelen inseguridad o escaso vocabulario. La naturalidad se relaciona con desplegar una expresión espontánea sin artificios, afectaciones, fingimientos o poses. La belleza o elegancia expresiva, se propone dotar la expresión de condimentos, de agregados como entonaciones, metáforas o adjetivos, que le den un cierto atractivo al discurso y produzcan en el oyente el deseo de escuchar más. Y el impacto, se refiere a lograr dejar huella en el público, destacar al punto de poder ser recordado luego de finalizar la exposición, ya sea por el tema, la imagen, los conocimientos, el vocabulario, el sentido del humor, la cultura, la versatilidad o la simpatía.

El talento, el conocimiento y la experiencia, son tres comodines muy valiosos en el arte de hablar en público. Aunque existen también aspectos psicológicos que deben considerarse: el buen orador debe querer serlo, confiar en sí mismo, saber usar la voz, disponer de un amplio vocabulario y saber relacionarse con el público.

A manera de resumen, diremos que hablar en público es un don de pocos, no porque no sea un potencial extendido, sino porque pocos se dedican a desarrollar esas potencialidades y tienen la paciencia para ver la semilla del esfuerzo germinar en el momento en que así corresponda.

Si desea aprender a expresarse adecuadamente en público, le recomiendo leer mi libro “El Poder de la Oratoria”  en su nueva edición.


El Dr. Renny Yagosesky es Ph.D en Psicología, Conferencista y Escritor
Twitter e Instagram: @doctorrenny

domingo, 9 de octubre de 2016

Los problemas de dinero


Dr. Renny Yagosesky Ph.D en Psicología, Conferencista y Escritor @DoctorRenny


No es secreto que desde hace varis años, los venezolanos vivimos momentos críticos desde el punto de vista político, económico y social. Sin embargo, en razón de las necesidades de supervivencia y de mantener un nivel mínimo de calidad de vida, muchas personas priorizan el asunto del dinero por encima de otros factores. Alguien me decía hace apenas unos días: “mientras los grupos de poder pelean yo necesito pensar en producir pues necesito dinero”. Y así como este señor, todos necesitamos ganar dinero.

El dinero es un recurso poderoso que se usa como valor neutro con capacidad de intercambio para adquirir bienes y servicios. Muchos sufren por carencia de dinero y hacen lo imposible por poseerlo, preferiblemente en grandes cantidades, para satisfacer sus necesidades, complacer sus deseos, llenar vacíos, dominar a otros o ayudarlos en su superación.

Cuando pensamos en las asociaciones que culturalmente se hacen con el asunto del dinero, podemos pensar en términos como: libertad, oportunidades, lujo, poder y placer, pero también miedo, delito, perversión y pecado. Socialmente tiene tal relevancia que según un proverbio árabe: “al perro que tiene dinero se le llama señor perro”, y para la mente aguda de Tolstoi: “quien tiene dinero tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen”.

La carencia de dinero nos afecta en las emociones, la salud y las relaciones. Algunos se asustan, se deprimen, sufren de estados ansiosos o se aíslan y hay quienes llegan por razones de pobreza, desesperación o vergüenza, a atentar contras sus vidas. Los códigos éticos y morales son puestos a prueba, se pierde estatus e influencia social y pueden producirse episodios emocionales traumáticos que dejan huella. Pueden perderse amigos y parejas, Con razón decía Juvenal “El dinero se llora con un pesar más profundo que a los amigos o a los parientes”.

Sin embargo, es posible que suceda algo diferente y positivo: que una crisis de dinero lleve a las personas a hacer una revisión profunda de su vida, su vocación, su trabajo, su productividad, su manera de administrarse e incluso de su futuro y sus metas. Dice un refrán que las peores tormentas forjan los mejores marinos. Y con los problemas de dinero, puede surgir lo peor pero también lo mejor de nosotros.

Las dificultades económicas pueden deberse a situaciones contextuales como las que vivimos en lo nacional: alto costo de la vida, caída del consumo, falta de materia prima, malas políticas económicas y otros factores que los economistas conocen mejor que nosotros. Y hay, además, agentes individuales y culturales como: inseguridad, incapacidad, malos hábitos de consumo, aprendizaje familiar y cultural y falta de previsión, entre otros.



Algunas precauciones pueden resultar muy útiles, por lo cual vamos a ofrecerlas.
  • El enfoque mental debe apuntar a las soluciones más que al problema, pues la solución reduce las carencias, mientras que el enfoque en el problema promueve la queja, la crítica, la frustración y reduce la creatividad.
  • Mentalidad optimista. Piense que va a lograr resolverlo, mantenga sus expectativas en positivo, pues las expectativas favorables aumentan la confianza, expanden la creatividad y potencian la voluntad.
  • Haga una lista de opciones: anote todas las formas típicas y novedosas como usted podría producir dinero.
  • Relaciónese: Apóyese en sus amistades y promueva alianzas productivas, ganar-ganar.
  • Valore el dinero: Reduzca el estilo gastador y compre solo lo necesario.
  • Controle: Lleve control minucioso de los ingresos y egresos.
  • Prepárese: estudie, aprenda un oficio, hágase más competitivo.
La consciencia del dinero y su influencia es relevante, para entrar en nuevos modos de concebirlo y manejarlo, que nos permitan vivir con más tranquilidad y menos dificultades. Recordemos las palabras de Robert Kiyosaki: “lo que usted gana no es tan importante como lo que usted conserva”.

¿Te has preguntado alguna vez la razón por la qué no alcanzas tus metas?


Amy Cuddy, psicóloga en Harvard, explica que el gran error de la gente al momento de fijar metas, es que se enfocan en el resultado y no en el proceso.

Según Cuddy, las personas promedio encontrarán más éxito y felicidad cuando sus primeros objetivos son realistas.

 Luego de varios estudios, la especialista en comportamiento humano encontró que, frecuentemente, la gente se decepciona por lo poco realistas y mal planeadas metas que se proponen. “Son tan grandes. Tan distantes”, comenta. Por ejemplo, perder 20 kilos o conseguir el trabajo soñado.

Requieren de un millón de pequeños pasos y cada uno es una oportunidad para fallar”, señala Cuddy.

 La forma más inteligente de alcanzar cualquier objetivo es aprender a trazar un mejor proceso.

 Este consejo parece contradictorio, porque lo que se pide es restarle atención a la meta. Sin embargo, la especialista enfatiza en la importancia de la planeación a corto plazo, en lugar de enfocarse en el pensamiento a largo plazo. Perder peso no ocurrirá de la noche a la mañana, es mejor tratar de pasar un buen día durante el proceso.

 Cuando alguien comienza a entrenarse para correr un maratón, no corre 10 ó 20 kilómetros en su primera sesión. En el inicio, se enfocan en recorrer 1 ó 2 km al día. Poco a poco se aumenta la distancia, reseñó MSN Finanzas.

 Eventualmente, con el paso del tiempo, es posible completar cualquier meta, únicamente hay que seguir cada paso del proceso planteado: “Tal vez no te des cuenta, hasta que un día te des vuelta y digas ‘Wow, ahora esto es más fácil para mí, que hace un año’”, dice Cuddy.