sábado, 5 de octubre de 2013

10 maneras en que un jefe puede hacer a sus empleados menos productivos



10 maneras en que un jefe puede hacer a sus empleados menos productivos
Publicado en Gerencia al Día

La mayoría de los gerentes se preocupan por si sus empleados son todo lo productivos que podrían ser.



Paradójicamente -a veces- el trabajador más tóxico puede llegar a ser el propio gerente, quien sin darse cuenta puede estar distrayendo, entreteniendo o haciendo perder tiempo a sus propios empleados.

Eso puede darse bien sea inconscientemente o por aplicar políticas de empresa que ya quedaron desfasadas.

Aquí, las 10 formas en que los gerentes pueden mermar tanto la productividad de sus empleados como la suya.

1. No delegar responsabilidades o autoridad a los empleados

A menudo, muchos empleados se acaban convirtiendo en ayudantes del gerente, en lugar de tener verdadera autoridad, competencia y responsabilidad. En algunas empresas, muchos proyectos no avanzan al requerir el constante visto bueno del más mínimo detalle por parte del gerente.

De esta forma, los trabajadores más creativos sienten que están perdiendo el tiempo. El tipo de empleado que necesita una empresa es aquel cuya libertad le permite trabajar y crear, siendo el responsable tanto de su éxito como reconocedor de sus fracasos.

Un gerente nunca sabrá cómo de competente es un trabajador hasta que éste no tenga la capacidad y autoridad como para trabajar por sí mismo, y en muchas ocasiones, parte del freno de los avances son causados por la propia gerencia.

2. Crear un clima de miedo, ansiedad y control en la empresa

Con los controles rígidos y el miedo se consigue que nadie se pase de la raya, pero también se consigue que los empleados no traigan nuevas ideas por temor a ser humillados o atacados.

Tampoco serán honestos a la hora de presentar algunos problemas que están surgiendo en un proyecto o en la empresa en general. Y es que muchos gerentes tienden a confundir la seriedad en el trabajo con ser una persona seria y con mal humor, según consignó negocios1000.com.

Nunca está de más recordar que un líder no tiene súbditos, sino seguidores. No es temido, sino respetado, que es muy distinto. Recordar que los trabajadores pasarán la mayor parte de su tiempo en la empresa, por lo que hay que tener un ambiente amable, cortés y de libertad creativa, nunca un ambiente cortante.

3. Perder tiempo con reuniones innecesarias

Muchas empresas creen que es bueno comunicarse con sus empleados para hacer un seguimiento de sus objetivos y los problemas con los que se van encontrando, por lo que ahora ponen un día a la semana para hacer una reunión.

En diferentes encuestas de clima de laboral, resultó que el 80% de los empleados piensan que estas reuniones semanales son totalmente improductivas pero muchos gerentes estudian detenidamente cuándo es el mejor día de la semana para hacer una reunión semanal.

La conclusión es que ningún día fijo de la semana es el adecuado, debido a que las reuniones no se deben hacer por defecto, sino por necesidad, lo cual significa que quizás algunas semanas se precisen incluso 3 reuniones, y en un mes sólo se necesite una.

4. Romper continuamente la concentración de tus trabajadores

Muchos gerentes se olvidan de que vivimos en una era tecnológica, y que los correos electrónicos están para algo. Si usamos el correo electrónico, el trabajador lo verá cuando acabe con lo que está haciendo, lo leerá cuando pueda y de esta forma realmente subirá al despacho cuando haya terminado.

En cierto modo, parte de las horas de las largas e improductivas jornadas laborales, son debidas a esas conversaciones improvisadas en los puestos de trabajo, las cuales, en un alto porcentaje, no se producen entre compañeros, sino entre gerente-empleado. Irónicamente, el control de la productividad, en ocasiones es muy improductivo en la empresa.

5. No preguntar a los trabajadores lo que necesitan para hacer mejor su trabajo

La empresa pone los medios a sus trabajadores para que éstos realicen su trabajo ¿Pero alguna vez la empresa le ha preguntado a sus trabajadores (supuestos profesionales en aquello que hacen) qué necesitan para hacer su trabajo más eficientemente?

Muchos empleados no hablan por sí solos. Si piensan que les vendría bien un nuevo software que ellos conocen nunca lo dirán a menos que se le pregunte. 

En otras ocasiones, un trabajador puede estar trabajando con un ordenador demasiado lento, y tampoco te lo dirá por el miedo a que pienses es un desconsiderado por insinuar un gasto extra en la empresa, cambiando ese ordenador en el que han trabajado más de 10 profesionales a lo largo de 12 años y ninguno se quejó.

6. Atacar a la parte más productiva de la empresa: los comerciales

Muchas empresas jamás llegaron a entender este punto. Probablemente los cimientos y motor de una empresa sean sus vendedores, pues si no se vende, de nada sirve el gerente, las máquinas, los empleados o la empresa.

Sin embargo, el departamento comercial es lo menos valorado de una empresa, donde no se les ponen primas por ventas y en ocasiones se les racanea en comisiones. En otras ocasiones, la política de comisiones para comerciales no existe en las empresas. “Un comercial sin comisiones es como un jardín sin flores o un cielo sin estrellas”.

7. No trasmitir expectativas claras y objetivos concretos

A veces, lo peor que podemos hacer es no hacer nada. Si los empleados trabajan sin saber a dónde quieren llegar, no sabrán si les falta mucho o poco. 
Tampoco sabrán si están haciendo un buen trabajo o no. En pocas palabras, no están motivados para alcanzar un objetivo.

8. No formar a los empleados

Todo parece indicar que aquellas empresas que más han invertido en la formación de sus trabajadores, han conseguido un mayor desempeño en la productividad del negocio en todos los aspectos, informó negocios1000.com.

Empleados más formados y preparados se convierten en mejores profesionales. Si la empresa tiene mejores profesionales, lógicamente será más competitiva en el mercado.

Algunas empresas siguen viendo la formación como un gasto prescindible, y realmente es una de las mejores inversiones que una empresa puede hacer, siempre y cuando los trabajadores la elijan libre y voluntariamente.

9. No permitir el teletrabajo cuando un puesto lo permite.

No vamos a entrar en el debate sobre si el Teletrabajo es aconsejable o no en la empresa, pues encontraríamos datos en ambos sentido. Recordemos que mientras Marissa Mayer lo ha prohibido en Yahoo, otros estudios señalan que los empleados que trabajan desde casa son más productivos.

Nada impide que en un momento dado, durante 15, 30 días o 3 meses, debido a diferentes circunstancias, algunos trabajadores puedan trabajar desde su casa, siempre que su función no requiera presencia física en la empresa. 

Sabiéndolo hacer, incluso puede suponer un ahorro en la empresa. En ocasiones, el teletrabajo no se lleva a cabo porque las empresas no se fían de sus trabajadores.

Para comenzar, si yo no confío un trabajador y siento que debo estar vigilándolo de cerca para que realice su trabajo, sencillamente, a esta persona no le daría ni teletrabajo ni trabajo, sino “telepuerta”.

10. El mal trato de la enfermedad en el trabajo

Una empresa debería tener una clara política sobre este asunto, y en muchas ocasiones se tiene, pero está mal empleada.

Ninguna empresa quiere tener de 1 a 5 bajas en una semana, y por tanto, cuando una persona está comenzando, por ejemplo, con una gripe, se la suele tener hasta que alcanza décimas de fiebre.

Es entonces cuando se le permite ir a su casa, pero esa persona probablemente ya ha contagiado a la mayoría de empleados por no enviarle a casa un poco antes.

La gripe está entre una de las causas que más días improductivos genera en una empresa a lo largo del año, junto con las bajas por depresión. Cuanto este virus entra, hay que cortarlo rápidamente activando una especie de protocolo de emergencia para evitar males mayores.

Algunas empresas se empeñan en tener un trabajador enfermo en la empresa, cuando únicamente necesitaría un par de días de reposo para volver con “las pilas cargadas”. De lo contrario, tienes a una persona “presentista”, que es peor que “absentista” aumentando incluso el riesgo de accidente laboral. En cualquier caso, es una persona que no está al 100%, y por tanto, es improductiva.

Otras empresas exigen el justificado médico cuando una persona falta un día porque no se sentía bien. A veces un trabajador sólo necesita tomarse una infusión caliente, un paracetamol y dormir 24 horas seguidas.

Si lo obligamos a ir al médico para traer un justificado le estamos estropeando el día de su recuperación, además de que en ciertas fechas puedes entrar a un consultorio médico con un resfriado y agotamiento físico y salir con la gripe A o cualquier otro virus que circule por allí.

Fuente: Iprofesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario