domingo, 15 de junio de 2014

El Pensamiento Creativo:



 “Creer para Crear Transformando la Realidad”

“Qué fácil es creer cuando lo tenemos todo pero qué difícil es hacerlo cuando lo hemos perdido y no nos queda nada” fueron las palabras de Fernando Landeros, presidente de
Fundación México Unido durante la celebración del Teletón de México el año pasado.

Vaya que es difícil creer y mantenerse firme, con pensamientos positivos y actitud ecuánime cuando los medios bombardean con noticias sobre el 2009 como uno de los peores años de la historia.

Vaya que es difícil creer y estar alegre cuando la mayoría de tus amigos o compañeros de trabajo pronostican catástrofes, crisis o desilusiones en tu vida.

Vaya que es difícil creer cuando observas que el ancho de la población está escondida en sus casas con pánico gracias a la inseguridad, secuestros, violencia en las calles o hasta porque algunos políticos andan sueltos.

Definitivamente el miedo paraliza.

Entonces... ¿Se puede seguir creyendo?

Claro que se puede y se debe de seguir creyendo, no en los sistemas políticos, ni en los comentarios negativos de la gente ni en el drama de muchos medios de comunicación. No podemos depender de otros, colocando nuestra estabilidad y felicidad en las decisiones o pensamientos de los demás.

Se puede y se debe seguir creyendo pero en nuestra capacidad para hacer que las cosas sucedan, modificar nuestro entorno y cambiar el futuro. Debemos seguir creyendo en esa extraordinaria habilidad del ser humano para adaptarse a cualquier circunstancia desconocida y tomar las riendas de su vida a pesar de la adversidad.

Hay que volver a creer en nuestros sueños y anhelos. Hay que creer en esa esperanza de que cuando estemos viejos, pondremos la vista atrás y nos daremos cuenta de que estamos en paz por haber hecho lo que realmente deseábamos de nuestra existencia y que hubo muchas épocas que tal vez no fueron las mejores, pero sin lugar a dudas fueron las que más nos hicieron crecer.

Todo es parte de un plan perfecto. Hay que creer que tarde que temprano la vida nos recompensa. Pero esa recompensa llega mientras estemos trabajando, conectados con nuestra esencia, siendo quien realmente estamos llamados a ser, no viviendo de la maldad, la injusticia, la corrupción o el drama, sino por y para el amor con una visión optimista.

Hay que volver a creer y creer en serio, de corazón, e inclusive agradecer todas las crisis (reales o inventadas) ya que son extraordinarios “pretextos” para dar lo mejor de nosotros mismos, para mejorar e ir más allá de nuestros límites. Puedo asegurar que muchas empresas y profesionistas ahorita seguirían en su zona de confort si no les hubiera llegado esa “llamada de atención”. A veces necesitamos una caída para levantarnos con más fuerza.

Por otra parte, muchos desafortunadamente siguen deseando tener resultados distintos haciendo exactamente lo que llevan haciendo desde años, y son los primeros que “saltan” diciéndote: ¡ah cómo me pegó la crisis!

Cada quien habla de acuerdo a como le fue en la feria. La crisis tiene la carga (positiva o negativa) que nosotros le otorguemos. Einstein lo dice de una forma muy concreta: “la imaginación lo es todo, es una visión anticipada de las atracciones de vida que vendrán”. 

Somos capaces de construir nuestra historia a pesar de la adversidad. De nosotros depende ver cualquier crisis o situación difícil como un acertijo sin respuesta, venganza divina o como una valiosa oportunidad llena de mensajes, regalos y enseñanzas.

El mundo no necesita más ciudadanos que sólo se quejen o critiquen, eso cualquiera lo hace. Este mundo necesita personas que CREAN, que transformen su realidad positivamente y encaren el compromiso de ser mejores, que puedan levantar la mirada al cielo y digan con esperanza: ¡GRACIAS BENDITA CRISIS!...esas personas saben que lo mejor está por venir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario